Spain is different

Leo en baquia un interesante artículo acerca de la falta de emprendedores en España. Y es que como bien dice Martín Varsavsky España es un país principalmente de subordinados y no de jefes. Según el artículo uno de los principales factores de la escasez de emprendedores en nuestro país se debe a que los jóvenes nos hemos acostumbrado a tenerlo todo prácticamente sin esfuerzo y no hemos desarrollado un sentimiento de sacrificio.

A lo que se le une la predilección de los jóvenes por ser funcionarios, por aprobar unas oposiciones conseguir un trabajo fijo y echarse a dormir. ¿Dónde queda esa inquietud, esa curiosidad por aprender, afrontar nuevos retos…? Lo que nos lleva a tener un mercado de trabajo rígido, donde la gente se acomoda y no quiere cambiar. Todo ello favorecido por la escasa movilidad geográfica de la que hacemos gala. Queramos o no queramos somos un país hogareño, apegado a una ciudad desde que nacemos hasta que morimos, atados a longevas hipotecas, sujetos a casa de mamá hasta edades avanzadas dado el actual precio de la vivienda y a ser mileuristas.

A lo que hay que sumar nuestro maravilloso sistema educativo. De hecho estamos a la cola de la OCDE, y somos el único país de esta organización en el que estudiar una carrera no aumenta las posibilidades de encontrar trabajo. A los españoles se nos enseñan a memorizar, repetir y obedecer en lugar de a razonar, entender y organizar. Dando como resultado que hasta “los mejores expedientes también son mileuristas”.

Resumiendo, podemos decir que gracias al nefasto sistema educativo del que gozamos y a que somos unos conformistas y comodones estamos como estamos.