¿Cómo reforzar nuestra privacidad cuando navegamos por Internet?

Hace ya unos meses leí en Lifehacker un interesante artículo acerca de cómo reforzar nuestra privacidad cuando navegamos por Internet en el trabajo, pero se puede aplicar a cualquier otra situación que se nos ocurra, como en cualquier ordenador compartido en el que no queramos que nadie sepa en qué páginas nos hemos metido o dejado de meter. Así que a continuación paso a resumiros las medidas que nos indican para reforzar nuestra privacidad.

Lo primero de todo es instalar Firefox como navegador, ya que es la base para la mayoría de los consejos y porque es uno de los navegadores más seguros y extensibles.

Utilizar el protocolo https en lugar de http siempre que sea posible. La mayoría de las aplicaciones web de Google, por ejemplo, ofrecen una conexión segura a través de https. Para no olvidarte de añadir la “s” cada vez que accedes a una de estas páginas, está disponible el siguiente Greasemonkey script HTTP-to-HTTPS redirector, que nos permite definir una lista de URLs que queremos hacer siempre seguras usando https.

Limpiar regularmente la información privada, Firefox cuenta con una gran opción para manejar nuestra información privada, a la cual se accede a través de Herramientas -> Opciones… pestaña de Privacidad. Desde aquí podemos ver como Firefox maneja nuestro historial de navegación, las cookies, la información introducida en formularios y barras de búsqueda, las descargas y más cosas. Importantísimo marcar la opción de “Limpiar siempre la información privada cuando cierre Firefox”. Para determinar que información será borrada y cual no entrar en el botón Configuración…

Deshabilitar el historial de la barra de direcciones de la siguiente manera:
1. Meternos en la carpeta que contiene los perfiles de Firefox (en Windows ir a Inicio/Ejecutar… e introducir el siguiente texto
%AppData%MozillaFirefoxProfiles). En esta carpeta nos metemos en la carpeta del perfil por defecto (xxxxxxxx.default).
2. En esta carpeta buscamos el archivo history.dat y con el botón derecho nos metemos en sus propiedades y marcamos la opción de “Sólo Lectura”.
3. Reiniciamos Firefox y nuestro navegador ya no guardará ninguna URL en la barra de direcciones.

Instalar la extensión de Firefox Stealther si no queremos deshabilitar totalmente el historial de la barra de direcciones. Con esta extensión podemos deshabilitar temporalmente nuestro historial tanto de navegación como de la barra de direcciones, las cookies, las descargas, la caché de nuestro disco y la información introducida en formularios y barras de búsqueda.

Proteger los passwords guardados en Firefox mediante una contraseña maestra para poder acceder a ellos. (Herramientas -> Opciones… pestaña de Seguridad)

Utilizar un proxy o un lector RSS para navegar por páginas restringidas.

Y por último, si realmente estamos interesados en nuestra privacidad, probar Torpark. Un navegador gratuito de código abierto que nos asegura una navegación anónima, aunque tiene como inconveniente que puede ser algo lento.