Ya estamos aquí de nuevo

Despúes de tirarme casi 20 días en China para asistir a la 101 China Import and Export Fair y otras ferias menores ya estoy aquí de nuevo. Desgraciadamente desde el lejano oriente no he podido actualizar el blog, porque los servidores donde lo tengo alojado por lo visto están censurados allí, lo que junto con la escasez de tiempo me ha hecho que sea imposible.

Y que decir del gigante asiatico… los chinos son en su mayor parte muy serviciales y graciosos (o eso o se estaban riendo de nosotros todo el rato, ya que con cualquier tonteria se reían) y tienen unos modales que tienen que ir puliendo bastante, sobre todo ahora que estan muy metidos en temas de turismo con las Olimpiadas de Pekín en 2008 y la Expo de Shanghai en 2010, y es que eso de escupir cada dos por tres y hacer un ruido espantoso mientras comen no tiene nombre.

En los mercados lo que más abundan son los relojes y los bolsos, la mayoría de ellos muy buenas falsificaciones de grandes marcas. Se llega incluso a decir que algunas falsificaciones son incluso mejores que los productos de la marca en si. Y el deporte natural es el regateo, los precios estan tan inflados que el precio final debe rondar un tercio del que te digan inicialmente. Con los consiguientes movimientos de calculadora de un lado para otro, con un precio y otro precio. Ya que emplean la calculadora para darte los precios y tu para indicarles lo que estas dispuesto a pagar. Entrando en una dinámica curiosa y graciosa, aunque a veces desquiciante.

En resumidas cuentas, una cultura que le recomiendo a cualquiera que tenga la oportunidad de conocerla…