¿WiFi abierta o cerrada?

Logo WiFi Ante la opción de tener en casa la red WiFi abierta o cerrada, la mayoría de la gente optará por tenerla encriptada para que nadie se pueda conectar a ella. Pero un reconocido experto en seguridad informática, Bruce Schneier, ha escrito en Wired (vía Enrique Dans) las razones para mantener su red doméstica totalmente abierta, sin ningún tipo de contraseña o encriptación.

Consciente de la posibilidad de que personas extrañas se pongan en la acera de su casa desde el coche y utilicen su conexión para enviar spam, descargar pornografía infantil, etc. Considera dicha posibilidad muy poco arriesgada, dado que en las proximidades de su casa hay al menos cinco redes abiertas en cafeterías, por lo que el spammer potencial estaría casi con seguridad sentado en una cafetería tomándose un café tranquilamente antes de estar en un frío coche fuera de su casa. Aún si alguien cometiese un crimen desde su dirección IP, el hecho de tenerla abierta sería su mejor defensa. Ya que en caso de tenerla cerrada y que alguien le hackeé su red tendría más dificultades para probar su inocencia.

Es más, en el caso poco probable de ser procesado por una acción cometida en su red (menciona que es mayor la probabilidad de ser impactado por un asteroide), al ser dichos procesos tan largos y costosos, y con muchas posibilidades de ser declarado culpable, los acuerdo extrajudiciales son la opción más aconsejable, lo cual le quita importancia a tener la red abierta o cerrada.

En cuanto al riesgo para sus propios datos, menciona que éste es mucho mayor cuando se conecta a través de la red de un hotel o de un aeropuerto. Por lo que la seguridad debe estar en la máquina más que en la red.

Que te pueden robar ancho de banda, sí pero no le importa compartir ancho de banda con sus vecinos ocasionalmente. Al igual que él aprecia encontrar redes abiertas cuando no dispone de conexión. Y si alguien abusa de su confianza y de su conexión, sería el momento de tomar medidas, entre las que apunta algunas divertidas como servirle las páginas con todas las fotos boca abajo.

Por todo esto, Schneier considera que no merece la pena dedicarse a encriptar y asegurar la red inalámbrica. Mencionando incluso que si todo el mundo la dejará abierta, viviríamos en un mundo mejor. Calificando de idea muy inteligente el Movimiento FON.