Precios altos o bajos

“¿Cómo ves el precio de esta camiseta? ¿Alto o bajo?”

Realmente no hay precios altos o bajos, los precios son relativos y están en función del valor que nos aporta el producto en cuestión. De ahí que un mismo producto pueda ser barato o caro para distintas personas en función del valor que le aporte a cada una de ellas.

De esta forma cuando la gente no está dispuesta a pagar por un producto no es porque su precio sea elevado y por ello haya que bajárselo, sino porque probablemente dicho producto no aporte el valor suficiente y haya que aumentárselo, tal y como comenta Seth Godin. Luego es mejor hablar de valor que de precio. De modo que no hay productos con precios altos sino que hay productos que aportan poco valor al comprador.