¿Qué el último apague la luz?

El planeta se calienta. Y ese calentamiento te afecta a tí, me afecta a mí y afecta a todo ser vivo. Provocando efectos devastadores en paisajes naturales (destrucción de los arrecifes de coral, reducción del hielo en el Ártico, pérdida de bosques tropicales, disminución de los glaciares, …), fenómenos climatológicos extremos (veranos calurosos, fuertes tormentas e inundaciones, …) que afectan negativamente a nuestra salud, al abastecimiento de agua, la agricultura, etc. y que no deberían dejarnos indiferentes.

Ante este panorama, ¿qué podemos hacer nosotros? Como muy bien dice un proverbio chino “Antes de iniciar la labor de cambiar al mundo, da tres vueltas por tu propia casa”, y es que hay infinidad de simples acciones cotidianas que nosotros podemos hacer para aportar nuestro pequeño granito de arena y evitar que el planeta se siga calentando.

  • Apagar la luz cuando no la necesitemos.
  • Reemplazar las bombillas tradicionales por bombillas de bajo consumo.
  • Apagar los aparatos eléctricos (televisión, ordenador, radio, …) cuando no se usan; en standby aún consumen una considerable cantidad de energía.
  • Ducharse en lugar de bañarse.
  • Cerrar los grifos mientras no los estemos utilizando.
  • Llenar bien la lavadora y el lavavajillas antes de usarse.
  • Reparar, reutilizar y reciclar todo lo que podamos.
  • Evitar trayectos en coche innecesarios; realizar trayectos compartidos y para trayectos cortos utilizar la bici o ir andando.

Seguro que a ti se te ocurren un montón más de pequeñas soluciones que están a tu alcance para evitar el calentamiento global, no dudes en ponerlas en practica.

Este post pertenece a la acción “100 posts sobre el cambio climático” puesta en marcha por Unión Fenosa.