Google se hace social con Google Buzz

Google Buzz Que se rumorea que Facebook va a sacar un servicio de e-mail para competir con Google, pues Google coge y convierte Gmail en una red social, ahí queda eso… Y es que Google ha presentado hace unas horas Google Buzz, un nuevo servicio web para compartir tus novedades, fotos y vídeos con tus amigos e iniciar conversaciones sobre los temas que te interesan. Similar a todo lo que hacemos hasta ahora con Twitter y Facebook pero de la mano del omnipresente Google.

Sus cinco características fundamentales son:

  1. Lista de amigos automática, no necesita configuración. Te permite seguir a las personas a las que más escribes y con las que más chateas en Gmail.
  2. Compartir de manera rápida y fácil en tiempo real. Importa directamente de Twitter, Picasa, Flickr y Google Reader.
  3. Compartir en público o en privado. Comparte tus ideas con todo el mundo o sólo con tus mejores amigos.
  4. Integrado con la bandeja de entrada de Gmail. Los comentarios se envían directamente a tu bandeja de entrada para que no te pierdas ni un detalle de la conversación.
  5. Sólo lo que vale la pena. Google Buzz recomienda las publicaciones interesantes y descarta las que probablemente tú no leerías.

Además, Buzz se integra con Google Maps para visualizar en un mapa la localización de los mensajes y con el teléfono móvil desde el que es posible publicar mensajes de estado por reconocimiento de voz sin necesidad de escribir nada.

Ahora mi pregunta es, ¿no es demasiado tarde para crear otra red social (aunque ésta se base en los contactos de Gmail) estando ya totalmente consolidadas Facebook y Twitter? Recordemos que Facebook tiene más de 400 millones de usuarios y Gmail tubo el año pasado 36 millones de visitantes únicos. Bajo mi punto de vista, lo va a tener difícil ya que no ofrece ninguna característica tan maravillosa que incentive a la gente a abandonar su actual red social o a pasar más tiempo actualizando y siguiendo otra red cuando todos sus amigos ya están en Facebook o Twitter. ¿Será suficiente el poder de Google para plantarles cara? El tiempo nos lo dirá.